The desired tutorial: how to untangle your chains

El tutorial deseado: cómo desenredar tus cadenas

/ FAQ

¿Cuántas veces se ha enredado la cadena de uno de tus collares? ¿Cuántas veces has roto un collar en el proceso de desenredarlo? No te preocupes, no estás sola en esta guerra. Es raro pensar que alguien no haya vivido esta mini pesadilla. Muchas veces se debe a la pereza que todos llevamos dentro que hace que no guardemos nuestros collares correctamente. Otras, la desgracia ocurre durante el día, cuando llevamos más de un collar y acaban enredándose y fusionándose en nuestro cuello. ¡Y las consecuencias son terribles! Muchos de nuestros collares favoritos pueden acabar arrinconados por no saber como solucionar este embrollo.

Al principio puede parecer frustrante. Paso a paso…Respira profundamente, llénate de paciencia: empieza el reto. ¡Vamos a por ello!

  • Coloca las cadenas enredadas en una superficie lisa, quita cualquier elemento que puedas tener encima para trabajar cómodamente. Este también será el momento de hacer una valoración real de cuántos collares se han enredado y a cuántos nudos te estás enfrentando :)

  • Separa las cadenas que están más enredadas que el resto para clasificar las que necesitan más trabajo. Empecemos por las más complicadas, así habremos cogido carrerilla y las más sencillas las haremos en un momento al final. 

  • Abre todos los collares por el cierre, te será mucho más sencillo desenredarlos de este modo. ¡Desabrocha todos los que puedas!

  • Utiliza una aguja fina, pues las herramientas delgadas y rectas serán tus mejores aliadas para desenredar tus cadenas. Una aguja es la mejor opción, pero también puedes usar un alfiler de costura. Introdúcela dentro de los nudos y muévela de lado a lado. Es muy útil utilizar dos agujas a la vez, realizando con las dos movimientos circulares. Cuando sientas que los nudos están suficientemente sueltos, puedes empezar a usar tus dedos.

  • Los lubricantes también son una buena idea. Los aceites o el talco para bebés aflojaran los nudos rápidamente sin mucho esfuerzo, ayudándote de las manos en los puntos más intensos. Del mismo modo que con la aguja, cuando sientas que los nudos están suficientemente sueltos, puedes empezar a usar tus dedos.

  • Una vez tengamos los puntos más conflictivos sueltos, busca la punta de la cadena (punto donde se ancla la cadena al cierre). ¿La tienes? Pasa lentamente esa punta por los agujeros sueltos que has dejado preparados con la aguja repetidamente las veces que sea necesario, de modo que cada vez tengas más cadena suelta en la mano.

  • Manipula los collares siempre con movimientos suaves, pues los eslabones de las cadenas finas son delicados y si empleas mucha presión podrían ceder.


Y recuerda: ¡Más vale maña que fuerza!