Bye Bye suits? Reinventing Art of Workwear in The New Reality

Bye Bye suits? Reinventando el Arte del Workwear en la “Nueva Normalidad”

/ Inside

El cambio de estación lleva consigo la necesidad de cambiar nuestro armario, sobre todo en lo que se refiere al workwear. Las prendas de lino que te ponías hace solo unas semanas no servirán cuando las temperaturas sean más frescas, de la misma forma que tendrás que empezar a utilizar zapatos cerrados.

El puesto de trabajo suele ser uno de los lugares más conservadores en cuanto a la forma de vestir. No hace falta añadir que, tras los tiempos de la pandemia, hay cierta incertidumbre al respecto. Muchos de nosotros tuvimos que trabajar desde casa, incluso después de que terminara el período de confinamiento estricto. Uno de los efectos de esa situación es la flexibilización de los códigos a la hora de vestir, pues sentirse cómodo y relajado ha cobrado mucha más importancia.

Para muchos de nosotros, el teletrabajo va a pasar a ser una situación mucho más habitual que en la época pre-pandemia, e incluso más una norma que una excepción, por lo que surgen las dudas respecto a los códigos respecto a la forma de vestir. Por lo que parece, las fronteras entre el ‘Business Casual’ y el ‘Smart Casual’ van a estar menos marcadas que nunca. La idea de llevar una americana elegante con zapatillas de deporte podría convertirse en aceptable, sobre todo en los ambientes de trabajo más creativos. No obstante, si piensas que la forma de vestir tradicional para ir a trabajar se ha ido para siempre en la nueva normalidad.

La diferencia entre ‘Business Casual’ y ‘Smart Casual’

¡Calma! Nos damos cuenta de que, en este momento, las cosas pueden parecer algo confusas, pero vamos a dejar claro que, a no ser que trabajes en una oficina con un código de vestimenta muy estricto, lo normal será que las prendas que necesites sean más del tipo informal de negocios que absolutamente tradicionales.

Para que quede claro: la ropa tradicional de “negocios” consiste en trajes o combinaciones entre pantalones y americanas de vestir, sean a medida o no, mientras que el término “informal” nos hace pensar en camisetas, chinos, camisas de algodón y calzado deportivo.

La ropa informal de negocios relaja el concepto de lo tradicional, pero mantiene elementos tradicionales como las americanas, las camisas o blusas, las faldas y los zapatos bajos. Por otra parte, el estilo elegante informal tiende a ser más versátil, relajado y a la moda. En cualquier caso, ambos conceptos abren la puerta a la creatividad y a pasarlo bien a la hora de elegir cómo vestirse. Puedes jugar con diferentes texturas, como la mezclilla, el vaquero, el tweed, el cuero, la pana o el ante, o incluso ponerte un top y encima una americana formal.

Si el código de tu lugar de trabajo es más informal puedes decidirte por unos jeans algo más formales que los habituales. Además, podrías llevar deportivas, eso sí, discretas.

La elegancia informal no significa vestir de forma llamativa ni extravagante, es decir, la ropa debe ser más pulcra y discreta que la que uses normalmente los fines de semana. Después de la pandemia se verán más situaciones intermedias entre lo formal y lo informal, aunque siempre con el concepto de lo profesional presidiendo la situación.

Prendas para trabajar, jugar y más allá

A la hora de elegir ropa versátil para ir a trabajar, lo que debes buscar es parecer profesional, pero al tiempo con estilo y preparada para cualquier tipo de situación. ¿Sabías que el código del ‘Smart Casual’ tiene más que ver con la creación de una vestimenta con estilo y un toque personal que con las prendas en sí mismas?

Una americana formal funciona para el trabajo y una situación en la que debas ir elegante, pero también te la puedes poner un fin de semana, sobre un top vaquero y blusas ligeras. Puede resultar una magnífica idea utilizar prendas clásicas como vestidos cruzados, pantalones de vestir, rebecas, jerseys, suéteres y faldas de tubo, pero jugando con las texturas, los colores y las formas.

También puedes aportar personalidad a tu look, pero no te pases con los estampados de moda o chillones. Para añadir interés a las camisas de botones puedes pensar en pantalones pitillo altos de colores clásicos. ¡Eso sí, evita las lentejuelas y los adornos de fiesta!

Aún a la luz de esta nueva normalidad, los códigos de vestimenta seguirán siendo diferentes en función de las culturas, las ciudades, las empresas y las industrias.