VOLVER
Me-Myself & I.

Equinoccio de otoño: rituales y significado espiritual

Aquí está, el fin del verano (escribo mientras lloro). El equinoccio de otoño tiene lugar el 22 de septiembre este año y marca el origen del otoño. Días más cortos, noches más largas, un cambio de colores. Además de un cambio de estación, el equinocio de otoño tiene un significado espiritual profundo.

El comienzo de cada estación viene marcado por un solsticio (de verano e invierno) o un equinoccio (de primavera y otoño). Un solsticio es cuando el sol alcanza su mayor distancia hacia el norte o el sur, mientras que un equinoccio es el momento en el que el Sol forma un eje perpendicular con el ecuador terrestre.

Hora de recoger tus cosechas

Tradicionalmente, el equinoccio de otoño era el momento de honrar las cosechas. Metafóricamente, se refiere a la cosecha de metas y propósitos que te propusiste o plantaste cuando el año comenzó y cómo éstas han ido evolucionando y creciendo. Es un buen momento para considerar qué no te sirve ya, qué debes dejar ir y qué necesita marchitarse.



“Con la pandemia que estamos viviendo, creo que somos menos conscientes de cómo pasan las estaciones y el tiempo, volviéndonos más mundanos. Por eso, los equinoccios son ahora más importantes que nunca, porque nos hacen más conscientes de que el año llega a su fin”, explica Charas Vega, la mujer detrás de @charcastrology, la cuenta de Instagram más trendy sobre astrología.

Continuando con esta idea, el equinoccio de otoño se convierte en el mejor momento del año para reconectar con tu verdadero yo y estrechar tu conexión espiritual con la naturaleza y la vida. Espiritualmente, este cambio de estación se relaciona con el crecimiento y expansión. La gratitud, la prosperidad y la purificación o limpieza son los principales impulsores de rituales o ceremonias para llenar nuestras mentes de buenas energías

Limpiando nuestras mentes, hogares y cuerpos

¿Cómo podemos conectar con nuestro lado espiritual en la edad moderna? La meditación es una de las mejores herramientas para conectar con el momento presente. Una meditación de 15 minutos puede ser suficiente para calmar tu mente y conectar con tus sentidos. Simplemente siéntate de modo erguido o en una posición cómoda, relaja tu cuerpo y centra tu atención en tu propósito. Dado que el equinoccio de otoño se relaciona con equilibrio y cambio, puedes dirigir tu meditación a encontrar el equilibrio personal y a tus objetivos para la nueva estación.



Y dado que tu energía se dirige hacia la introspección conforme el clima se vuelve más frío y comenzamos a pasar más tiempo en casa, los rituales de limpieza son también la forma ideal de preparar la energía de nuestros hogares. “Como buena persona que tiene la luna en Virgo, mi ritual es limpiar y ordenar la casa y cambiar la ropa de verano por la de invierno. Básicamente, me preparo a mí (y a mi entorno) mental y físicamente para la nueva estación”, comparte Charas.

Hemos “limpiado” nuestras mentes y nuestros hogares pero, ¿Qué pasa con nuestro cuerpo? Septiembre es el mes idóneo para que ayudemos a nuestro cuerpo a eliminar toxinas, especialmente después de los meses de verano. Así que puede ser el momento perfecto para considerar hacer un detox o replantearnos nuestra dieta. No hace falta ser radicales, podemos incorporar hábitos más sanos como beber más agua, comer más frutas y verduras o, si te animas, puedes seguir un plan detox (infinidad de ellos online) para desintoxicar tu cuerpo.



Como hemos visto, el equinoccio de otoño es un buen momento para abrazar el cambio y todo lo nuevo que esta estación nos traerá. Hagamos espacio en nuestras mentes, hogares y cuerpos para todo lo bueno que está por llegar, puesto que no hay nada más satisfactorio que recoger las cosechas que tú sembraste.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE
Limpieza vs. pulido: ¿Cuál es la diferencia?
El universo de las piedras preciosas