VOLVER
inside.

Detrás de la Kiss-Mas Campaign: Historias Reales de Amor

Cuando comenzamos a trabajar en la campaña de Navidad, nos enfocamos en la idea de transmitir un mensaje auténtico de cariño y amor.

En este sentido, los besos son una de esas expresiones universales de amor que brindan un sentimiento sin necesidad de decir nada, por eso nos encantó la idea de convertir la Navidad en besos.

Sin embargo, queríamos presentar besos y amor reales, por lo que la idea de contar historias de amor verdadero realmente nos tocó la fibra.

En una época en la que las personas y los momentos parecen más fugaces que nunca, aquí hay dos historias de amor inspiradoras de nuestra campaña de Kiss-Mas para restaurar la fe en la importancia de amar y ser amado:

ALICIA & EDU: hablando a través de los ojos

Cuando Eduardo y Alicia comenzaron a salir, fue un tanto inesperado para ella. Se conocieron trabajando (ambos son modelos) y se gustaron desde el principio. Sin embargo, Alicia había pasado por una serie de situaciones difíciles y no quería estar con nadie; se sentía feliz sola.

Pero poco después, ella se dio cuenta que había algo especial en Eduardo. “Edu apareció para hacer realidad mi idea romántica de lo que significa el amor, sin esfuerzo, sin preguntar y sin saberlo”.

A Edu le encantó Alicia desde que la vió. “Desde el momento en el que la sentí cerca con su sonrisa dibujada en esa carita llena de estrellas. No sé si alguna vez has vivido la sensación de conocer a una persona solo con mirarla a los ojos. Con Alicia fue así, no hacía falta hablar”, recuerda.

Al principio tenían un mantra: ni te frenes, ni te adelantes. Porque lo que fluye es y lo que no, no es.” Edu estaba en Nueva York y ella en Bali. Seis meses después de empezar a salir, ella deseaba esa relación muchísimo, "incluso si estaba cometiendo un error", relata. Se mudaron a Barcelona con su perro ‘Panda’, que ahora también es el perro de Edu: “Panda es la peludita de la familia y cuando está ella somos la familia al completo”, añade.

Al recordar cómo empezó todo, Alicia recuerda que estar bien consigo misma fue clave para establecer esa conexión especial. "Trabaja en ti mismo y no esperes a que alguien más te dé lo que no eres capaz de darte”, dice.

Su trabajo interior valió la pena. Edu dice que le gusta “todo de ella. Desde sus buenos días hasta el beso de buenas noches, pasando por su buen hacer y su manera de ver la vida, siguiendo lo que le dice su corazón hasta el infinito. Por eso estoy yo en la foto, ¡por perseguirnos por medio mundo y hacerle caso al corazon! ¡Y gracias a la vida!”

Mientras tanto, Alicia dice que lo que le gustó de él “su forma de ver la vida, su descaro sutil y su sonrisa, porque la tenía tatuada, no por mí, ni mucho menos, sino porque él es siempre así y esa alegría es lo que más me gusta”.

Pero también nos cuentan que son diferentes en algunos aspectos, " Alicia es muy ordenada, le encanta crear espacios y lo hace muy bien, yo soy más analítico y me gusta contemplar posibilidades en todos los entornos y aspectos”, relata.

Pero Edu, cuando está con ella, dice que siente “mucho amor”, y que no puede dejar de mirarla. “Es como si el mundo se parara y todos los días fuera domingo; un feliz y soleado domingo de playa.

Para Alicia, Eduardo es “su mejor amigo y gran amor, su paz, su hogar. Le deseo este sentimiento de amor bueno a todo el mundo”.

ALINA & LEANDRO: un vínculo simple, honesto e inquebrantable

Esta pareja procedente de Argentina, lleva 12 años de noviazgo y se conocieron online en 2005 los tiempos de MSN messenger. “Comenzamos como amigos, pero tomé la iniciativa de formalizar la relación”, explica Alina.

Ella nos cuenta que a Leandro le gustó desde el principio, "su sentido del humor, su sensibilidad emocional, su gusto musical y su amor por las cosas simples". Mientras tanto, Leandro dice que Alina es "hermosa y amorosa" y que valora mucho "su transparencia y honestidad".

Pero hay cosas en las que no coinciden. Cuando viaja, a Alina le gusta “visitar lugares exóticos, desconocidos, de idiomas y comidas raras” y también relacionarse con personas de otras culturas. “Leo es más clásico, prefiere lo conocido, viajar y visitar a amigos, comer pizza y asado”, comenta.

Cuando llega la Navidad, “cada familia tiene su ritual”, dice Alina. Pasa tiempo con sus familiares del lado paterno y cuenta: “tengo un montón de primos que solo los veo ahí una vez al año y comemos comidas típicas de nuestros ancestros baleares.” También comenta que a Leo “generalmente lo pasan en la casa de sus padres, en el quincho, les gusta preparar asado argentino.”

Ya sea juntos o separados, nutrir su vínculo a lo largo de los años lo que les ha ayudado a mantenerse fuertes juntos, “nos acompañamos, nos entendemos y nos aceptamos en las buenas y en las malas.”, dice Leandro. También nos cuenta que reír juntos y tener un sentido del humor compartido es importante. " Cuando es bueno, encontramos alegría juntos, en las malas, aprendemos".

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE
Cocina de temporada: dos recetas para los días otoñales
PDPLAY: Home Entertainment