VOLVER
inside.

Cómo vivir de una manera más sostenible sin darte cuenta

En los últimos años no paramos de oír la palabra sostenibilidad por todos lados, y eso es genial. Pero no podemos dejar que se trate de una moda pasajera en boca de todos. El planeta nos está pidiendo ayuda a gritos y es momento de pasar a la acción.

El ritmo de vida que llevamos en pleno siglo XXI a veces no es muy amigable con la madre Tierra, pero aún hay pequeñas cosas que todos podemos hacer para marcar la diferencia.

Aquí van 5 tips que puedes incorporar en tu día a día y que contribuirán a un mundo mejor.

1/ Haz tu dieta más sostenible
Muchos de los alimentos que consumimos suelen ser algo perjudiciales para el medio ambiente. Esto no significa que tengamos que dejar de consumirlos por completo, sino replantear nuestra dieta y reducir el consumo de ciertos alimentos. Por ejemplo, se recomienda comer frutas y verduras de temporada que, además de tener más sabor y beneficios para la salud, pasan por procesos menos contaminantes.

Intenta llenar siempre tus bolsas de la compra con productos locales (ya sabes, menos transporte, menos contaminación). Y por último, intenta reducir tu consumo de carne, especialmente la de vacuno que es la que produce más emisiones de gases de efecto invernadero.

2/ Apaga esas luces
Una de las claves para reducir nuestro impacto en el medio ambiente es apagar las luces y los interruptores que no utilizamos. Debemos procurar que nuestras casas sean más eficientes energéticamente, y el primer paso es ser muy conscientes de nuestro uso (y abuso) de la energía. Así que recuerda apagar siempre las luces y los interruptores cuando ya no los necesites, este pequeño gesto reducirá tus facturas de electricidad, alargará la vida de tus bombillas y, en general, ayudará al planeta.

3/ Pedalea por el planeta (y por tu cuerpo de verano)
Vale, sabemos que viajar en tu propio coche con tu propia música es bastante agradable. Pero si somos sinceros, es un lujo del que seguramente podemos prescindir en la mayoría de los casos. Los vehículos emiten dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero más común (y el principal impulsor del cambio climático), así que es hora de empezar a utilizar a diario opciones de transporte más ecológicas, como los autobuses o, mejor aún, las bicicletas. Y oye, también pondrás tu cuerpo a punto para el verano.

4/ Hazte una pro del upcycling
La sobreproducción de artículos de moda tiene tremendas consecuencias para el medio ambiente. Por eso es importante que nos convirtamos en compradores más conscientes y abordemos nuestros armarios con una nueva mentalidad. Revisa toda tu ropa vieja y piensa cómo puedes prolongar su vida. ¿Quizás donar las que ya no te gustan o no quieres ponerte? ¿Y qué tal si le das un nuevo uso a tu ropa vintage? El upcycling se ha convertido en un arte y hay muchos tutoriales online sobre cómo convertir un viejo y aburrido par de vaqueros en algo nuevo y cool.

5/ Ten a mano tu bolsa de tela
Por último, no olvidemos nunca que el plástico es muy perjudicial para nuestro planeta. Se calcula que una bolsa de plástico tarda unos 50/60 años en degradarse. Así que debemos intentar reducir el consumo de plásticos de un solo uso. ¿Cómo? Utilizando bolsas de tela en nuestro día a día o comprando alimentos en tiendas a granel donde los productos no estén envueltos en plástico.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE
Hablamos con Steinunn Bjarnadóttir: la ganadora de la beca PDPAOLA x Central Saint Martins
Los esenciales para un apartamento millennial