VOLVER
Me-Myself & I.

Teletransporte (o como viajar a LA desde tu cama)

¿Dónde pasaste el confinamiento? Yo lo pasé en una casa Mid-Century con piscina y rodeada de hombres desnudos en Los Ángeles. ¿Me odias muchísimo? Seguro. Pero no, desafortunadamente pasé el confinamiento en mi piso compartido en Barcelona.

Pero en realidad sí sentí como si estuviera en LA muchos días. ¿La razón? Tenía el famoso cuadro de David Hockney ‘A Bigger Splash’ colgado delante de mi cama y no paraba de escuchar ‘Sunset People’ de Donna Summer.



Al estar forzados a permanecer en casa, nuestras mentes tuvieron que desarrollar mecanismos de escape y redescubrir el reino de la imaginación. En otras palabras, tuvimos que teletransportarnos con la mente. El teletransporte se refiere al acto de transportarse en cuerpo o mente a una localización lejana en cuestión de segundos. Es decir, puedes viajar con tu mente y, por un momento, olvidarte del mundo real.

El kit del teletransporte: música, arte y libros

La clave para el teletransporte mental es tu imaginación. Así pues, solo tienes que encontrar la herramienta (o herramientas) adecuadas para trasladarte lejos de lo mundano.
Empecemos con una de nuestras herramientas favoritas: la música. Como Platón afirmó “la música da alma al universo, alas a la mente, vuelo a la imaginación, consuelo a la tristeza y vida y alegría a todas las cosas”. Se ha demostrado científicamente que los humanos responden a la música, puesto que genera reacciones emocionales y hace que tu mente viaje. ¿Te apetece ir a París? Escucha a Édith Piaf o Serge Gainsbourg, et voilà! Estarás haciendo un picnic al lado de la Torre Eiffel en cuestión de segundos. O elige una de nuestras playlists de ensueño y disfruta.



Otra herramienta esencial para el teletransporte es el arte. El arte es poderoso y electrizante. ¿Alguna vez has tenido los ojos pegados a una obra de arte y sentías como tu mente volaba hacia lugares mágicos? El arte puede tener muchas formas (como la pintura) y puede llevarte a mundos imaginarios, mundos de colores y formas vibrantes o mundos de oscuridad y sombras.

Y por último, pero no menos importante: los libros o literatura. Cuando te sumerges en un libro comienzas a visualizar la historia, los escenarios, los personajes y puedes llegar a perder la consciencia de tu entorno, hasta el punto de creer que eres parte de esa historia (¿Cómo de maravilloso es eso?). También puedes viajar atrás o adelante en el tiempo, hablar otro idioma, vivir en una isla, cambiar tu género y edad y vivir la historia de amor más extraordinaria. Todo esto sin salir de tu salón. Así que, ¿Por qué no coges ya un libro?




Como hemos visto, el teletransporte mental no conlleva ningún desplazamiento físico, lo que significa que puedes viajar (mentalmente) a donde desees desde donde estés y dejar volar tus emociones e imaginación. Utiliza las herramientas de nuestro kit, o las que tú elijas, y… bon voyage!

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE
Limpieza vs. pulido: ¿Cuál es la diferencia?
El universo de las piedras preciosas