Volver
faq.

La guía de Piercings de oreja de PDPAOLA

VOL I - Los esenciales: dónde y cómo, cuidados y tipos de piercing

Una de las tendencias que, sin duda alguna, ha llegado para quedarse son los piercings en las orejas. Sabemos muy bien que si llegan las ganas de hacerse un piercing… no se van. Pero, a pesar de que los piercings no son tan permanentes como los tatuajes, hay ciertas cosas que deberías considerar antes de hacértelos.

Para ahorrarte tiempo hemos creado The PDPAOLA Piercing Guide, el manual esencial que debes conocer antes, durante y después de hacerte un nuevo agujerito en la oreja.



1/ DÓNDE Y CÓMO

¿Dónde me hago un piercing? ¿Me lo harán bien? ¿Se me infectará? Estas son algunas de las dudas que nos surgen cuando tenemos claro que queremos un nuevo piercing. Y es normal. Pero no te preocupes, toda pregunta tiene su respuesta.

En un mundo ideal, los piercings se harían con aguja, nunca con pistola. Las pistolas impactan sobre la oreja y pueden provocar lesiones. Además, al ser parcialmente de plástico no se pueden esterilizar de una forma 100% segura. En cambio, las agujas no dañan el tejido y son completamente esterilizables. También son mucho más precisas que las pistolas. Así que si quieres un piercing perfecto ya sabes, mejor elige un profesional que trabaje con agujas.

Y cuando hablamos de expertos de la aguja hablamos, sin duda, de los tatuadores. En los estudios de tatuaje cuentan con el espacio y el material necesarios para hacer piercings de manera segura y precisa.

Para que los piercings no se infecten, los especialistas utilizan unos pendientes que, aunque no sean los más cool, están hechos de materiales antialérgicos como acero, titanio u oro. Seguramente ya te imaginas que dependiendo del material, el precio será distinto.

2/ CUIDADOS

Supongamos que ya has seguido nuestros consejos y tienes tu piercing hecho. Pues ahora viene la parte más importante: cómo cuidar tu piercing. Siguiendo estos tres consejitos te ahorrarás muchos problemas.

1. Prevenir antes que curar. Limpia tus manos cuidadosamente con agua y jabón antes de tocar el piercing. ¡No queremos que se infecte!

2. A frotar. Con un poco de jabón neutro y agua tibia frota suavemente tanto el piercing como la zona de alrededor. No es necesario que muevas o le des vueltas a la joya, eso puede provocar que algunas bacterias del pendiente entren en la perforación y se infecte.

3. El toque final. El último paso es secar cuidadosamente la zona con un papel seco y limpio para huir de cualquier tipo de humedad que pueda provocar infecciones.

Lo ideal es que repitas estos pasos al menos una vez al día hasta que poco a poco no sientas ninguna molestia. Aún así, si sientes dolor o algún tipo de irritación, rojez o bulto en tu piercing consultarlo con tu profesional siempre será la mejor opción.

3/ DOS & DON’T S

Queremos que sepas que, aparte de darle un buen cuidado a tu piercing, es fundamental que tengas en cuenta pequeños detalles que pueden evitar futuros problemas. Los do’s and don’ts para mimar aún más a tu piercing.

DO’S

- Mantén la misma joya entre 6 y 12 semanas después de hacerte el piercing. Los piercings en el lóbulo de la oreja se curan más rápido, así que 6 semanas es suficiente. En cambio, los piercings en el cartílago tardan más tiempo.

- Intenta dormir del lado contrario a la oreja con piercing. La presión y los piercings no se llevan muy bien, así que trata de dejarlo respirar el mayor tiempo posible.

- Trata de hacerte recogidos en el pelo para que la herida del piercing no entre en contacto con las bacterias del cabello.

DON’TS

- No toques el piercing a menos que sea necesario. El cuerpo es sabio y debemos respetar sus tiempos. Ten paciencia.

- No te apliques ningún aceite, loción o maquillaje en el piercing o alrededores porque puedes taponar el agujero.

- No utilices alcohol sobre tu piercing. Harás que el proceso de cicatrización sea más lento.

4/ TIPOS DE PIERCING DE OREJA

Es muy probable que tengas la idea de hacerte un piercing, pero no acabes de tener claro qué piercing te va a favorecer más y cuál es el lugar ideal. Para que puedas salir de dudas te contamos cuáles son los piercings que están en tendencia.

PIERCINGS EN EL LÓBULO

Si eres nueva en el mundo de los piercings puedes empezar a experimentar con los piercings en el lóbulo. Son todo un must y estilizan mucho las facciones de la cara. El lóbulo es la parte que más se ve de la oreja, así que podrás presumir de ellos sin demasiado esfuerzo. Los piercings en el lóbulo inferior son los comúnmente conocidos como “pendientes” mientras que los piercings en el lóbulo superior son todos los pendientes que añades encima. Para poder inspirarte, imagínate con los pendientes Nikita o Vero brillando en una de tus orejas. Toda una fantasía ¿no crees?

PIERCINGS EN EL CARTÍLAGO

Si quieres arriesgar un poco más, sin duda tienes que hacerte un piercing en el cartílago. Pero ojo, porque la variedad de piercings es infinita en esta parte de la oreja. Suelen ser más difíciles de curar pero el resultado es increíble.

Los piercings helix suelen ser los más frecuente entre los “piercing victims” porque aportan mucho carácter a la oreja y elevan cualquier look. Si te lanzas a llevar este piercing el pendiente Uma aportará el toque final para sorprender a cualquiera.

Si quieres algo más arriesgado, también existe la opción de hacerte los piercings daith y rook. Estos piercings están muy de moda porque aportan un estilo desenfadado y rompedor a tu ear look.

Pero aunque estas son algunas de las posibilidades que existen, confía en ti misma y arriesga siguiendo siempre tu estilo propio.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE