VOLVER
inside.

El universo de las piedras preciosas

Una de las cosas más mágicas de las joyas es que cada pieza cuenta una historia única. Desde cómo está fabricada, a sus piedras o materiales, pasando por su simbolismo o al por qué se compró o regaló - hay cierto misticismo alrededor de las joyas que las convierte en algo tan especial. Y una gran parte de ello es debido a las piedras en ellas.

Las piedras semi preciosas son una parte esencial del ADN de PDPAOLA. Creemos que representan el brillo natural en cada mujer y además cada una de nuestras piedras es colocada a mano, reflejando nuestro amor por el trabajo manual y por crear joyas con significado.

Pero ahora que caminas con nosotros en este resplandeciente camino, es importante comenzar cubriendo los aspectos básicos: ¿Qué son las gemas? ¿Por qué hay piedras que se consideran “preciosas” y otras “semi preciosas”?

Preciosas vs. semi preciosas

Las gemas son minerales que destacan por su belleza y durabilidad. Son cortadas y pulidas y convertidas en piezas de joyería. Por el 1800s, las gemas fueron clasificadas en dos categorías principales basándose en su valor y rareza en la época: piedras preciosas y semipreciosas. Las piedras preciosas eran las 4 gemas más famosas: diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros - que eran consideradas las más caras y deseadas. Las piedras semi preciosas eran el resto: alejandrita, amatista, ágata, aguamarina, cuarzo rosa… la lista continúa.

Esta clasificación ya no es aceptada por muchos gemólogos, pues en cierto modo implica que unas gemas son mejores que otras. Es más, algunas de las llamadas piedras “semi preciosas” pueden costar más que las “preciosas”.

Básicamente, si nos aproximamos a las gemas desde una perspectiva moderna, todas son “preciosas”, ya que aportan un valor único a cada pieza de joyería. Además, no nos olvidemos de que, debido a su origen natural, cada piedra es verdaderamente única, con tonos y matices diferentes que dan lugar a diseños exclusivos: no hay dos joyas exactamente iguales.

Valiosas y únicas

Cada piedra preciosa tiene sus tonalidades, características propias, usos y simbolismos. La Labradorita o “La piedra de la valentía”, es una de las gemas más populares: su iridiscente juego de colores hace a esta piedra muy especial, resultando en tonos distintos en cada piedra. El Aguamarina o “el océano convertido en piedra”, es conocida por sus hermosos tonos azules y propiedades sanadoras, convirtiendo a esta gema en una de las favoritas para la decoración de joyas. Una protectora de las malas energías, la Malaquita destaca por su rica gama de verdes, resultado de sus altos niveles de cobre.

La fascinación por las gemas no es algo nuevo: se han considerado milagros de la naturaleza desde tiempos ancestrales, en cada cultura y período. En el antiguo Egipto, tanto las mujeres como los hombres se adornaban con amuletos elaborados con hermosas gemas, en especial lapislázuli y cuarzo. Las gemas también eran populares en Grecia y el Imperio Romano, donde eran un símbolo de poder y riqueza: adornos deseados por todos pero solo llevados por unos pocos.

Pero regresemos a nuestros tiempos. Las gemas o las piedras (semi) preciosas nos siguen fascinando y las joyas elaboradas con ellas tienen ese efecto casi hipnótico. Sus espirales cósmicas iridiscentes hacen que fluya nuestra imaginación e, instantáneamente, se convierten en el centro de cada joya, listas para robar todas las miradas y contar una historia mágica: tu propia historia.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE
Cocina de temporada: dos recetas para los días otoñales
PDPLAY: Home Entertainment