VOLVER
Me-Myself & I.

Vulnerabilidad: ¿debilidad o valentía?

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra “vulnerabilidad”?

En mi búsqueda de una respuesta, pregunté a varios amigos y resultó muy interesante escuchar sus puntos de vista totalmente opuestos: algunos la veían como debilidad y otros como valentía.

La percepción de la vulnerabilidad como debilidad es parte de la etimología de la propia palabra. “Vulnerable” viene del latín vulnerabilis, formada de vulnus (herida) y del verbo vulnerare “causar daño, herir, lisiar”. La definición de la palabra en el Diccionario de Cambridge no es demasiado animosa tampoco: “capaz de ser fácilmente dañado, influenciado, o atacado.”



Con tales connotaciones negativas asociadas a ella, ¿cómo podemos ver la vulnerabilidad como algo positivo que fomentar en nosotros mismos y en otros?

Afortunadamente, la visión moderna de la vulnerabilidad es mucho más positiva, y es principalmente debido a defensores de la vulnerabilidad como Brené Brown (cuya famosa charla TED sobre la vulnerabilidad os recomiendo encarecidamente). Como Brené afirma, “la vulnerabilidad es el lugar donde nacen el amor, la pertenencia, la alegría, el valor, la empatía y la creatividad.”

Nos guste o no, todos necesitamos sentirnos conectados. La conexión con otros es lo que da sentido y propósito a nuestras vidas: nos hace sentir vistos, escuchados y amados. Pero, ¿cómo podemos conectar verdaderamente con los otros si no somos nuestro yo auténtico?



La autenticidad (la cualidad de ser real o verdadero) asusta. La autenticidad nos enfrenta cara a cara con uno de nuestros mayores miedos: el rechazo. ¿Imaginas ir a una primera cita y compartir cosas muy íntimas sobre ti? ¿O decir en el trabajo que estás teniendo un día horrible porque estás atravesando una ruptura? Eso es la vulnerabilidad.

Si me hubierais preguntado acerca de la vulnerabilidad hace tan solo un par de años, habría estado totalmente en el equipo de “es una debilidad”. Pero si me preguntáis ahora, estoy totalmente convencida de que la vulnerabilidad equivale a valentía y es el único modo de crear relaciones significativas. Yo la he adoptado en mi día a día y en mis interacciones diarias, y han sucedido cosas maravillosas. Por supuesto que ha habido momentos de “¡¿Por qué he contado eso?!” o “por esto me rechazaron…” pero también he notado cómo mis relaciones se han vuelto más significativas, y cómo el mostrar mi vulnerabilidad ha inspirado a otros a ser vulnerables conmigo, lo que hace que todo valga la pena.

Después de todo, no hemos venido aquí a representar un papel, vivir una vida que no es nuestra y esconder las cosas que nos hacen quienes somos, incluyendo heridas, miedos o inseguridades.

Por eso, qué mejor manera de terminar este artículo que con un fragmento de una canción de Barbra Streisand:

“People who need people are the luckiest people in the world. We're children, needing other children and yet letting a grown-up pride hide all the need inside.”

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE