Volver
Me-Myself & I.

Nuestra Guía de Supervivencia al Invierno

El clima frío o helado significa hibernación para muchos de nosotros, es decir: dejar de lado la vida social o limitar nuestros encuentros con amigos a las siempre famosas fiestas en casa (excepto si tienes que desplazarte lejos a temperaturas extremas, entonces ni hablar del peluquín).

Como persona que sufre MUCHO cuando bajan las temperaturas, he tenido que aprender a coexistir con el frío para hacer mi existencia más llevadera durante los meses de invierno. Pero no desesperes: hay cosas que podemos hacer para sobrevivir el frío con dignidad e incluso disfrutarlo (de algún modo).

Aquí está nuestra Guía de Supervivencia al Invierno para que puedas prepararte en cuerpo y alma para los meses de frío.

Tu cuerpo es tu templo

El invierno es probablemente la estación más dura para nuestra salud. El clima frío trae con él algunos retos para nuestra salud: piel seca, resfriados y virus… Así que no olvides tratar a tu cuerpo como si de un templo se tratara. Aquí tienes cómo:

Come sano: La comida es tu principal aliado en invierno. Es muy difícil evitar la tentación de la “comfort food” en los meses más fríos, pero recuerda que mejores elecciones de alimentación significan una mejor salud. Algunas verduras como el brócoli, las zanahorias y la coliflor contienen mucha vitamina C, que mejora las funciones del sistema inmune. Además, es importante incrementar tu consumo de ciertos alimentos como el queso, los huevos o el pescado (a no ser que seas vegano/a), ya que tienen vitamina B12 que es también esencial para el sistema inmune y, por lo tanto, para darte suficiente energía para sobrevivir a la estación.



El gym en casa: Puede ser muy difícil encontrar la motivación de ir al gym o salir a hacer ejercicio cuando hace frío, así que la mejor opción es hacer deporte en casa. Puedes ver un vídeo con una sesión de entrenamiento para que sea más divertido. Hay muchos materiales online, desde clases de yoga a entrenamientos de cardio… No tienes excusa para no ponerte en forma en tu salón.

Toma el sol: Probablemente todos sufrimos de una deficiencia de vitamina D durante los meses de invierno, así que es importante usar cada oportunidad que tengamos para empaparse de un poco de sol. Planea pequeños paseos durante el día, o actividades al aire libre durante el finde, y no olvides que la vitamina D es esencial para tu sistema inmune, así que si no puedes tomar mucho el sol considera suplementarla.

Tu casa es tu castillo (así que ponla bonita y a buena temperatura)

Hacer que tu casa sea un lugar en el que de verdad disfrutes vivir es importante durante todo el año, pero es especialmente crucial durante los meses de invierno, ya que pasamos más tiempo en casa. Sigue leyendo para descubrir unos consejos de cómo convertir tu casa en tu Palacio de Invierno.



Mantén tu casa a buena temperatura: Mantener tu casa a la temperatura adecuada es crucial en invierno. La temperatura ideal es entre 19 y 22 grados, 20 grados para ser exactos. También, vístete de un modo adecuado si no tienes calefacción en casa y nunca olvides los clásicos: un té caliente, calcetines gordos y llenar una botella de agua caliente para ponerla bajo la manta y mantenerte caliente.

Decoración acogedora: Consigue la calidez que anhelas con la decoración adecuada. Utiliza alfombras para decorar las habitaciones, pero también para mantener tus pies cálidos, sobre todo si tienes un suelo de baldosas. Opta por una paleta de colores neutros, pero añade tonos cálidos como el naranja para mantenerte en un estado mental veraniego. No olvides añadir suficientes cojines y mantas que harán que te quieras acurrucar mientras enciendes alguna (o muchas) velas y te tomas un chocolate caliente.

Ropa caliente - pero con estilo

Vestirse durante los meses de invierno puede ser todo un reto, y es fácil acabar pareciendo Joey cuando lleva toda la ropa de Chandler (épico). Pero no lo llaman Moda de Invierno en vano.

Mantén tu cabeza caliente (y tus manos & pies):  La Santa Trinidad a la hora de mantener tu cuerpo caliente, sin embargo a menudo nos olvidamos de ellos. Llevar un gorro caliente en invierno es crucial, ya que mantendrá la temperatura del resto de tu cuerpo. Así que cuando estés planeando tu armario de invierno, invierte en unos buenos calcetines y guantes térmicos y un gorro cool de lana (¡A la moda y caliente!).



Usa capas, pero con estilo: Tu objetivo principal es mantener tu cuerpo caliente. El secreto está en la primera capa: debería de ser ajustada y fabricada en un tejido transpirable que además te mantenga caliente. La seda o la lana merina son ideales, y puedes optar por un cuello alto para los días más fríos. Añade unos leggings y tendrás la primera capa de invierno por excelencia.

Elige los tejidos adecuados: No todos los tejidos son adecuados para el frío. La lana es la estrella del show en lo que a tejidos de invierno se refiere. Si la encuentras demasiado pesada o te pica, prueba la lana merino o el cashmere. El algodón, por el contrario, es el tejido menos ideal para el invierno.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE GUSTE