Cómo convertirte en la jefa de tu vida: Desde tu forma de pensar hasta tu armario

Cómo convertirte en la jefa de tu vida: Desde tu forma de pensar hasta tu armario

/ Me, myself & I

Seguramente te habrás topado alguna vez con una de estas súper mujeres: trabajan todo el día, se ocupan de la familia, comen sano, cuidan de su cuerpo, y además, les queda tiempo para divertirse y contestar todos los mensajes. Pero, ¿cómo lo hacen?

Es cierto que muchas soñamos con despedir a nuestros jefes y no tener que depender de un sueldo, pero es algo que va más allá del aspecto laboral y la independencia económica. Ser la jefa de tu vida consiste en tomar las riendas de todos sus aspectos y de construirla como realmente quieres.

Todo comienza por tu mente, por adoptar la actitud correcta. Luego, naturalmente le sigue la forma en que te organizas, el trato que le das a tu cuerpo y hasta la ropa y los accesorios que eliges. Para que los demás te tomen en serio, debes comenzar por tomarte en serio a ti misma, porque estás aquí para triunfar.

Valora tu tiempo.

Eres una jefa y haces que las cosas sucedan. Comienza por cuidar tu tiempo y cómo lo distribuyes, trata de ser lo más organizada posible. Planifica tus objetivos para el día la noche anterior. Si te despiertas pensando qué tienes que hacer ese día pues ya te has quedado atrás.

No se trata de ser perfecta. Se trata de progresar todos los días en tus objetivos profesionales y personales. Dedica el tiempo necesario cada día a cada uno de tus mini objetivos que te llevarán a alcanzar las metas más grandes de tu vida. ¡Así que apúntalo y hazlo!

No hay tiempo para dramas

Es cierto que el mundo quiere etiquetarnos como criaturas emocionales cuando se nos compara con los hombres. Pero no se trata solo de tener sentimientos (¡ellos también los tienen!) se trata de aprender a manejar nuestras emociones cuando las cosas se pongan difíciles y no perder el foco.

No te dejes afectar por la hostilidad y mantén la negatividad a raya. Da un paso atrás si es necesario, pero nunca te dejes atrapar por el drama de alguien o de alguna situación. Ello solo hará que pierdas el norte y la objetividad que te permitirá tomar las acciones correctas.

Sé honesta contigo misma y con los que te rodean.

A veces sucede que mentimos un poquito en los currículums para causar una buena impresión. En nuestra vida, ocurre algo similar. No pasa nada si aderezamos alguna cosita aquí y allá, pero no exageres. La confiabilidad lo es todo, no comiences tus relaciones con mentiras, ya sean amigos, compañeros de trabajo o tu pareja. Tarde o temprano eso se descubrirá y eso te quitará todo tu poder. No solo ante los ojos de los demás, sino que acabarás agotada y decepcionada contigo misma.

Viste como una jefa

Ahora que tu mente está en el lugar correcto (o acercándose a él), no subestimes el poder de la ropa cuando se trata de influenciar y proyectar autoridad. Si bien es cierto que tus elecciones a la hora de vestir no te definen como persona o determinan tu capacidad, pueden influir positivamente en cómo te sientes y cómo te proyectas.

Robarle el estilo a los hombres es lo que usualmente viene a la mente cuando se piensa en power dressing. Y si bien es cierto que este ha sido el concepto durante décadas; hoy en día, en lugar de vestirse como un hombre para proyectar poder, las mujeres hemos adaptados esos códigos para nuestra comodidad, conveniencia y estilo personal.

Comienza por tener un par de looks o prendas fuertes en tu armario que te hagan sentir como tu mejor versión. Puede ser un blazer clásico y elegante, unos jeans que te sienten de maravilla, o unas botas que marquen tendencia. Échale un vistazo a tu armario y sumérgete en Internet para encontrar inspiración.

Por ejemplo, los tacones y las camisas clásicas de botones ya no son obligatorias para ir a trabajar. Llevar zapatillas deportivas con un traje no solo es aceptable hoy en día, sino que es cómodo y puede lucir increíble. Además, prendas básicas como las camisetas también son una alternativa refrescante a las típicas blusas de oficina.

Algunas mujeres optan por vestidos coloridos y estampados llamativos, otras prefieren un estilo más clásico y neutral con piezas básicas. Hoy en día hay innumerables formas de lograr un look triunfador que te haga sentir y lucir como una jefa. Encuentra lo que te haga sentir más empoderada.

Triunfa con las joyas correctas.

No subestimes el poder de cómo las joyas apropiadas para tu cara, tu cabello y tu outfit pueden elevar tu 'poder de jefa'. A veces nos enfocamos demasiado en la ropa y es fácil olvidarse de agregar algún acento con brazaletes o pendientes que puedan marcar una gran diferencia. ¡Cualquier intento es mejor que nada!

Juega con diferentes joyas con el mismo outfit para ver cuáles te funcionan mejor. Luego cámbialas, mezcla las joyas e inténtalo con otras prendas de tu armario y hazlo frente a un espejo de cuerpo entero, preferiblemente. Combina las longitudes de las piezas, los metales, colores y texturas. Por ejemplo, prueba haciendo varias capas con collares, junta varias pulseras, ¡diviértete y prueba algo diferente!

Si eres amante de las joyas clásicas y delicadas, con pequeñas piedras y metales preciosos, un collar exclusivo como los que tiene de la colección I AM son una fuerte declaración de estilo e identidad. La forma de la letra resaltará tu cuello, pero es lo suficientemente delicada como para lucirla todo el día. Compleméntala con los pendientes Salma, o la pulsera Purple Asana por ejemplo.

Si llevas una camiseta con tu traje para la oficina o una reunión con clientes, combínalos con pendientes atrevidos como los Muze Gold, funcionan para casi todos los tipos de rostro, especialmente las formas redondas, cuadradas y ovaladas. Si llevas el cabello por encima de la barbilla o lo llevas recogido, los pendientes Giselle enmarcarán tu rostro a la perfección. La cuestión es lograr un balance entre los accesorios y tu look.

No olvides que la forma de peinar tu cabello también cuenta. Si llevas una coleta o moño, opta por pendientes delicados. Por ejemplo, piensa en joyas discretas y elegantes como los pendientes Kaya o Alia para acentuar tu cara con sutileza. Para los días de pelo suelto ponte un look atrevido inspirado en los 90 con los pendientes Electra.

Estas son solo algunas ideas para que tu estilo se alinee con tu nuevo mindset de jefa. Al final, de lo que se trata es de encontrar una fórmula que funcione para ti.
Desde cómo organizarte y encontrar la rutina que te haga más productiva y feliz, hasta el look que te permita afrontar cualquier obstáculo o situación. Una cosa es segura: brillarás desde adentro como una verdadera jefa.